🤗 Psicología de las correas para niños

Es posible que hayas observado que algunas sillas de coche para bebés y niños pequeños llevan incorporado un arnés de 5 puntos, mientras que otras no. A continuación se explican las tres formas principales en las que se ha demostrado que un arnés de seguridad de 5 puntos es mejor que el uso de una silla de coche con escudo o un arnés de 3 puntos.
Un arnés de 5 puntos tiene cinco puntos de sujeción diseñados para asegurar al bebé, que son las partes más rígidas de su cuerpo, desde los hombros y las caderas. El arnés de la silla de auto traslada las fuerzas de la colisión a estos puntos rígidos del cuerpo y al asiento en caso de choque. Como consecuencia, las pruebas demuestran que las partes blandas del cuerpo quedan protegidas del impacto, como el abdomen.
Del mismo modo que las partes rígidas, las partes blandas del cuerpo de tu hijo no pueden soportar las fuerzas de un choque. Cuando su hijo está sujeto por un arnés de 3 puntos o un escudo en la parte inferior del abdomen, por ejemplo, puede doblarse sobre el cinturón o la sujeción. Esto implica que el cinturón o el sistema de retención se inmiscuya en la región del abdomen, provocando lesiones graves.

😀 Correa del arnés del bebé

Pocos días antes de las Navidades de 2012, el estudio de accidentes aéreos recién publicado sobre la trágica muerte de un bebé de seis meses en un accidente por sobrepaso de la pista de aterrizaje hizo que la Junta de Seguridad en el Transporte de Canadá, homóloga de la NTSB de Estados Unidos, pidiera la obligatoriedad de dispositivos de retención infantil apropiados para la edad y el tamaño de los bebés y niños pequeños que viajan en aerolíneas comerciales para “proporcionar una le

💛 Alternativas a las correas para niños

Las correas para niños que se llevan cuando salen con los padres son una forma de cinturón de seguridad. El principio es que el padre debe tener el control de dónde está el niño en todo momento, para que no pueda caminar o huir de él.
Es muy importante recordar cuando un niño pequeño acaba de empezar a andar las riendas. A los niños pequeños les encanta tener libertad para caminar, lo que puede llevarles a salir corriendo en un torrente de excitación de vez en cuando. En esta situación, tener riendas puede hacer que se sienta más seguro, permitiendo que su hijo camine cerca de usted, pero que siga teniendo su propia libertad para caminar a su antojo.
Las riendas son una medida de protección del niño y son muy comunes entre los padres; sin embargo, algunos padres las consideran una limitación para el niño y prefieren mantener la mano de su hijo en lugar de utilizar riendas.
Se especula que las riendas son dolorosas para los niños y a algunos padres no les gusta el aspecto de las riendas. Ésta es una de las principales razones por las que los padres no utilizan riendas para sus hijos, pero actualmente hay muchas riendas disponibles que están construidas pensando en la comodidad del niño.

🌙 Ley de correas para niños

Un arnés para niños es una ayuda de protección que utilizan los niños mientras pasean con sus padres o cuidadores (alternativa: child tether, walking harness, inglés británico: walking reins). Los arneses para niños se utilizan sobre todo en bebés y niños en edad preescolar, aunque también pueden utilizarse en niños mayores, especialmente si tienen necesidades especiales de supervisión, como el TDAH o el autismo. Un arnés suele consistir en una correa (ronzal) o una rienda fijada detrás de la cintura, los hombros y, ocasionalmente, las correas de la entrepierna. Sin embargo, suele ser popular una versión más sencilla que consiste en una sola correa que conecta la muñeca del niño (a veces llamada enlace de muñeca) o la cintura a un adulto.
Los arneses para bebés están pensados para proporcionar al niño protección mientras camina, evitando que se separe de sus padres o cuidadores. Además, otros pueden utilizarse en un cochecito o en una trona para que el niño permanezca sentado. El uso de un arnés para niños depende de una serie de variables, como la edad y la madurez del niño, así como los peligros que se perciben, como carreteras con mucho tráfico, grandes multitudes y posibles distracciones, y suele utilizarse para niños de entre uno y cuatro años. También pueden tenerse en cuenta otros factores, como los trastornos neurológicos y de salud, sobre todo en el caso de niños mayores con necesidades especiales de supervisión.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad